Asistente para visión nocturna

/media/technologies/night_view/intro_module/de/image_2.jpg
/media/technologies/night_view/intro_module/de/image_1.jpg
El asistente para visión nocturna cuenta con una cámara de infrarrojos que explora el trazado de la carretera y lo muestra en el visualizador del cuadro de instrumentos con una luz más intensa, aumentando así la seguridad al circular de noche.

El tercer ojo.

Medios

Cerrar

Información detallada

/media/technologies/night_view/additional_information_module/de/image_1.jpg

Pueden haberse producido modificaciones posteriores a la producción de los vídeos e imágenes.

En carreteras sin iluminación o mal iluminadas, los obstáculos se reconocen muy tarde al conducir de noche. El asistente para visión nocturna de la Clase S o la Clase CL de Mercedes-Benz ofrece al conductor una nueva visión de las cosas.

Una cámara de infrarrojos capta la imagen de la carretera con la misma intensidad que si estuvieran las luces de carretera conectadas, pero sin deslumbrar a los demás conductores.

Si se activa el asistente para visión nocturna, la imagen estándar formada por un velocímetro redondo en el display del cuadro de instrumentos se sustituye por la imagen en tonos de gris del asistente. La velocidad se visualiza mediante una escala de barras en el borde inferior del cuadro de instrumentos.

El asistente para visión nocturna reproduce en el campo visual del conductor una imagen de lo que, hasta entonces, permanecía a oscuras. La imagen de vídeo en la pantalla TFT de 8 pulgadas le ayuda durante la noche a detectar a tiempo objetos «calientes», como personas o animales, así como obstáculos «fríos» como piedras o mercancía perdida, y reaccionar a tiempo para evitarlos. Esto supone una ventaja importante frente a los sistemas convencionales de cámara térmica, que no pueden detectar obstáculos «fríos».

El alcance de los dos faros de infrarrojos situados a la derecha y a la izquierda de la parrilla del radiador es idéntico al de las luces de carretera con faros bixenón, con la ventaja de que no se deslumbra a los conductores que circulan en sentido contrario, ya que la luz de infrarrojos es invisible al ojo humano. Una cámara sensible a los rayos infrarrojos situada en la parte superior del parabrisas, en el interior del vehículo, registra lo que sucede por delante del vehículo. Esta cámara «ve» lo que permanece oculto al conductor, y transmite una imagen de alto contraste en tonos de gris con la situación del tráfico al display multifunción situado en el campo visual directo del conductor, en el puesto de conducción. La imagen visualizada es similar a la apreciada a través del parabrisas si se conectan las luces de carretera.

El conductor puede reconocer claramente el trazado de la carretera y la presencia de otros vehículos, peatones y obstáculos hasta una cierta distancia, puede detectar con mayor antelación situaciones críticas y puede por tanto reaccionar con mayor rapidez a las mismas. El alcance de la luz de infrarrojos es mayor de 150 metros, es decir, el doble que la potente luz de cruce de los faros bixenón. De ese modo aumenta la seguridad al conducir en la oscuridad.
 

1

Disponibilidad en categorías de vehículos

Temas relacionados