F-CELL

/media/technologies/f_cell/intro_module/de/image_2.jpg
/media/technologies/f_cell/intro_module/de/image_1.jpg
F-CELL es un sistema de pila de combustible compacto, que genera electricidad para el motor eléctrico a partir de la reacción de hidrógeno con el oxígeno del aire y emite exclusivamente vapor de agua.

La propulsión exenta de emisiones.

Medios

Cerrar

Información detallada

/media/technologies/f_cell/additional_information_module/de/image_1.jpg

Pueden haberse producido modificaciones posteriores a la producción de los vídeos e imágenes.

Con una flota de más de 100 vehículos de prueba y más de 4,5 millones de kilómetros recorridos, Mercedes-Benz es la marca con mayor experiencia en la propulsión eléctrica por pila de combustible en todo el mundo. 

 

La Clase B F-CELL asume un papel pionero, pues es el primer vehículo del mundo con pila de combustible fabricado en condiciones de producción de gran serie. Bajo el lema «H2O en lugar de CO2», se brinda placer de conducción puro, sin emisiones de ningún tipo.

 

La base de la tecnología de la Clase B F-CELL es la nueva generación del sistema de pila de combustible compacto y potente. El hidrógeno, almacenado a bordo a una presión de 700 bares, reacciona con el oxígeno del aire. De ese modo se generan electricidad para el motor eléctrico y vapor de agua puro, que abandona el vehículo a través del sistema de escape.

Para la aceleración en régimen «Boost» y para la energía recuperada al frenar se utiliza una batería de iones de litio de 35 kW de potencia y una capacidad de 1,4 kWh. Las ventajas de la tecnología de iones de litio en comparación con las baterías convencionales son sus dimensiones compactas, la elevada potencia y seguridad en caso de accidente, elevado rendimiento en la recarga, larga vida útil y una excelente capacidad de arranque en frío, a temperaturas de hasta 25 grados bajo cero.

El motor eléctrico desarrolla una potencia máxima de 100 kW/136 CV y un par motor máximo muy alto de 290 Nm, disponible a partir del primer giro de las ruedas. Con su ayuda, la Clase B F-CELL impresiona con propiedades dinámicas que superan en parte claramente las prestaciones de un motor de gasolina de dos litros de cilindrada. A pesar de ello, el sistema eléctrico de propulsión por pila de combustible exento de emisiones locales precisa solamente 3,3 litros de combustible cada 100 kilómetros en el nuevo ciclo normalizado europeo (valor diésel equivalente). Gracias a su elevada autonomía —unos 400 kilómetros— y a la corta duración del repostaje, de unos tres minutos, la Clase B F-CELL extiende la movilidad exenta de emisiones a los largos recorridos.

La Clase B F-CELL brinda todo lo que se espera de un Mercedes-Benz: mucho confort y seguridad y una amplia oferta de espacio en el habitáculo y en el maletero. Esto se debe a la singular arquitectura en sándwich del piso del vehículo, en cuyo interior se encuentran los componentes de propulsión protegidos y sin mermar espacio en el interior. Como resultado, el habitáculo puede utilizarse sin restricciones, y el maletero ofrece una capacidad de 416 litros.

La Clase B F-CELL demuestra de forma impresionante el avanzado grado de desarrollo que ha alcanzado ya la tecnología de pilas de combustible en el automóvil. Para poder hacer realidad a gran escala un tráfico exento de emisiones locales falta solamente una red completa de gasolineras con surtidores de hidrógeno. Mercedes-Benz trabaja desde hace varios años en este importante campo dentro del marco de proyectos realizados conjuntamente con instituciones estatales, empresas de suministro energético y la industria del petróleo: por ejemplo en Hamburgo, en Stuttgart y en California.

 

1

Disponibilidad en categorías de vehículos

Temas relacionados